FAST FOOD SALUDABLE, ¿UN RETO EN NUESTROS DÍAS?

Rodeados de alimentación procesada, en el supermercado, en las maquinas expendedoras de los hospitales, en los colegios, en muchos restaurantes…¡en cada esquina! Y un día, al ir a hacer una compra de imprevisto a cierto supermercado superconocido y supertendencioso, me quedé observando la cesta de la compra de la madre de familia que tenía delante de mí en la cola de la caja: natillas, ensaladas envasadas, pizzas congeladas, pan de molde (oh! tenía semillas ¿eso lo hace más sano?), bricks de zumos, famosas galletas de tapa negra y… algunos ¿alimentos? más.

Cual fue mi sorpresa al ver que ella no era la única con su groso listado de alimentos procesado, sino que yo era la “oveja negra” de la cola del super y quien sabe si de todo el establecimiento.

Mi cabeza empezó a dar vueltas y me dije: “tú que siempre estás indagando en la cocina, creando recetas alternativas a postres, bebidas, snack, comida rápida….¿por qué no lo compartes?”

Y así apareció este taller: Fast Food 100%healthy. 

portada-fast-food-apuntes

Sin…. azúcar, grasas hidrogenadas, sin aditivos, sin lácteos.

Con… alimentos de la tierra, naturales, ricos en vitaminas y minerales, con energía de verdad.

En Barcelona, Castellón y Bilbao, comenzamos con este diferente taller donde:

  1. Desenmascararemos la fast food convencional, sus efectos negativos para la salud y varios consejos para evitarla.
  2. Por el lado positivo, aprenderemos sencillas recetas 100%healthy y rápidas para darte caprichos saludables y muy apetitosos.

¿Sabes qué es la fast food?

Grasa + azúcar + colesterol + muchas cal + muchos aditivos + mala asimilación/digestión + mucha artificialidad

=

TOXICIDAD
=

ENFERMEDAD

  • Altísimo y malísimo contenido energético que se acaba trasladando en problemas cardiovasculares a corto plazo, sin olvidarnos de la obesidad infantil.
  • Mucha grasa, azúcar y colesterol. Salsas, mantecas hidrogenadas o mantequilla, natas y otros ingredientes grasos abundan en las pizzas, nuggets, hamburguesas, chips…sin contar con los aceite de frituras a altas temperaturas, el azúcar de la bollería industrial pero también del azúcar escondido en otros tantos alimentos de uso diario.
  • Mala asimilación, mala digestión. Al comer fast food, comes muchos ingredientes” en unos instantes y al rato, el hambre vuelve a tí. Tu digestión se vuelve pesada y lenta, acabas comiendo algo que no te conviene (otro fast food) y el circulo vicioso se repite. Tu cuerpo ya está hablando por tí.
  • Muchos aditivos y tóxicos. Colorantes, conservantes, antiapelmazantes, estabilizantes, potenciadores del sabor…todo para que la comida sea adictiva y esté tus papilas gustativas se vuelvan locas por ese alimento.

Te invito a tomar consciencia en la alimentación cuidar de ti y de los tuyos.

Escríbeme si quieres saber más y sígueme en las redes para conocer las ediciones de este taller.

¡Te espero!